jueves, 6 de junio de 2013

LA VISIÓN DE MEDICINA SOCIAL: UNA NECESIDAD EN TIEMPOS DE CRISIS

 Aprovechamos para copiar el enlace del resumen de una parte de las intervenciones en el marco del XVII Congreso Nacional y VI Congreso Internacional de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH). Esta Sociedad Científica pide al Gobierno prudencia en la aprobación de recortes sanitarios en cuanto los mismos afectan de una forma más intensa a las capas más desfavorecidas de la sociedad y colaboración para potenciar la Medicina Preventiva tras demostrarse que a medio y largo plazo los programas de prevención y fomento de hábitos saludables provocan una ahorro importante al sistema sanitario.
En una mesa redonda en la que se ha debatido sobre la repercusión de la crisis económica y financiera en los sistemas de salud, el gasto sanitario de los países europeos y su relación con los índices de mortalidad evitable y la salud mental, el profesor José María Martín Moreno, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Valencia, ha afirmado que “la crisis económica ha supuesto un crack para los servicios de salud en los que se están implementando recortes en el gasto justo en un momento en el que se necesita dedicar más recursos a la atención socio-sanitaria para atender a la población más afectada por la situación de recesión” y ha alertado de la importancia de “evitar que dichos recortes sean arbitrarios en cuanto invertir en salud en invertir en riqueza.”
Para el profesor Martín Moreno, la situación de crisis económica “debe ser entendida como una oportunidad para fomentar hábitos saludables. Frente a medidas como el copapo, la reducción de la cartera de servicios básicos o recortes en los salarios de los profesionales que terminarán por ocasionar más problemas que ventajas, es necesario apostar por otras medidas como la evaluación de la tecnología sanitaria para valorar su eficiencia y mejorar su relación coste-beneficio, incrementar los recursos destinados a la atención primaria y mejorar la colaboración de esta con la atención especializada, así como potenciar la Medicina Preventiva, los programas contra el tabaco y el alcohol, fomentar la prevención de la salud y los programas de detección precoz que contribuyen a reducir el volumen de actuación asistencial.”
Por su parte, el profesor de la Universidad de Valencia, José Luis Alfonso, ha explicado que estudios desarrollados entre 1970 y 2007 en los que han participado España, Reino Unido, Suecia, Países Bajos, Francia y Alemania demuestran una relación directa entre el gasto sanitario y los indicadores de salud. El desarrollo económico o por el contrario la desaceleración económica no tienen una repercusión inmediata en la población, siendo necesario que transcurran entre ocho y diez años para demostrar sus efectos en la salud. Las consecuencias de los recortes que se están realizando en la actualidad y las altas tasas de paro que caracterizan el contexto actual español se percibirán en la salud de los españoles desde hoy y hasta dentro de varios años, ya que los estudios demuestran la relación directa entre el gasto sanitario y la mortalidad evitable; a menor gasto sanitario y mayores tasas de desempleo, mayor mortalidad evitable.
En el mismo sentido, el profesor David McDavid, de la London School os Economics, ha advertido del repunte de enfermedades mentales en situaciones económicas desfavorables en las que no es recomendable desinvertir en atención sociosanitaria.
Como conclusión de esta mesa redonda, los expertos advierten de que en un momento de crisis como el actual es posible y necesaria una estrategia sanitaria que no se centre en el recorte de prestaciones y que afectan de una forma más severa a las clases más desfavorecidas. Por razones éticas, económicas y sanitarias los gobiernos deben ser cautelosos a la hora de ejecutar recortes en el ámbito sanitario.